Ubicación Cazalla de la Sierra - Cantillana

Descripción de la ruta

Etapa mixta de carretera y pistas.

Imagen Saldremos de Cazalla de la Sierra (1) y desharemos el camino que realizamos la etapa anterior hasta llegar a la Estación del ferrocarril. Allí retomaremos de nuevo el Camino Real del Azogue, el cual circula por la Cañada Real de la Rivera del Huéznar, entre el río y la vía del tren. Durante todo el recorrido, pero aquí especialmente, podemos observar la frondosidad y espectacularidad del bosque de galería que nos rodea: los alisos, sauces, adelfas, fresnos y olmos pintan de verde el espectáculo de la naturaleza.

Imagen A partir del kilómetro 16 hemos de estar muy atentos a seguir la ruta según consta en el mapa o con la ayuda del GPS. El camino nos conducirá hasta un vado para cruzar el Río Huéznar. Dependiendo de la época del año, del caudal del río y de la habilidad de cada uno, se podrá cruzar el mismo sin bajar de la bicicleta. En caso contrario, habrá que mojarse los pies. Una vez cruzado, hay que abrir y pasar una cancela de alambrada, situada enfrente de la salida del río pero difícil de ver. Pasada la cancela, tomaremos una pequeña senda que nos llevará hasta una puerta cerrada, por la que no se puede pasar. La única posibilidad es bajar a la vía del tren, que hay que cruzar, y donde, circulando paralelos a la misma durante medio kilometro, llegaremos hasta el apeadero de la Fábrica de El Pedroso (1) y posteriormente a la población de El Pedroso (2).

Imagen Desde El Pedroso (2), el Camino Original sigue la actual Carretera A-432 durante unos 15 kilómetros. Para evitar circular por la carretera en este tramo, proponemos una variante que pasa por Las Jarillas. Esta ruta fue explícitamente recomendada por los ciclistas de El Pedroso (2), por su belleza y avistamiento de fauna salvaje.

Iniciamos nuestra ruta saliendo de El Pedroso (2) rumbo oeste por el Camino de Almadén de la Plata a El Pedroso. Existe un cartel con información turística que lo identifica como Sendero del Arroyo de las Cañas. Iremos circulando por dehesas, con la particularidad de poder observar al lado del camino grandes rocas de granito redondeadas por el paso del tiempo, a las que los habitantes de El Pedroso (2) denominan “porrillas”.

ImagenLa ruta está señalizada como Vía Pecuaria por la Junta de Andalucía. Iremos circulando rumbo sur hasta enlazar con el Cordel de Cazalla a Cantillana. El cordel pasa por delante del Cortijo de Las Jarillas, pero actualmente a unos 500 metros antes de llegar a él, se ha habilitado una variante que sin pasar por el cortijo vuelve a conducirnos al cordel. Aquí empieza un fuerte descenso de 270 metros de desnivel en unos 4 kilómetros de longitud. La ruta discurre por un típico bosque mediterráneo de encinas y alcornoques, y rodeados de plantas aromáticas, que son el hábitat de numerosas especies de aves, como las águilas reales e imperiales, y de grandes mamíferos. Durante todo el trayecto hay que estar atentos a los movimientos a los lados del camino, pues es muy fácil avistar ciervos pastando en los alrededores. Las vistas durante el descenso son espectaculares, con el Embalse de Melonares (1) como protagonista principal del paisaje. En el descenso pasaremos por el lado de una torre-mirador desde la que podemos contemplar este espectáculo natural en toda su amplitud.

Imagen Siguiendo la ruta, llegaremos a la carretera A-432, donde deberíamos retomar el Camino Original. En este punto, el Camino Real del Azogue cruzaba la carretera para retomar el Cordel de Cazalla a Cantillana. La ruta a partir de este punto es actualmente imposible de realizar, ya que no existe puerta, ni abierta ni cerrada, por donde acceder al cordel, sino una alambrada que impide el paso y que bordea toda la finca. Hemos ido probando las puertas y cancelas que nos podían llevar hasta el cordel y todas estaban cerradas con candados. Comentados estos aspectos con ciclistas de la zona, han corroborado la existencia de estas anomalías y su lucha para que el cordel pueda recuperarse.

Imagen Ante este problema, nuestra propuesta es seguir la carretera hasta Cantillana (3), donde podremos reponer fuerzas pero no pernoctar. Para ello debemos llegar hasta la Estación, donde se encuentra el único hotel y donde el Camino Arriero enlaza con el Camino Carretero Oriental, para dirigirse, por la misma senda, hasta Sevilla. En Cantillana (3), las carretas cruzaban el Guadalquivir por un paso de barca del que ya no quedan vestigios.

Como en otras ocasiones dejamos constancia del recorrido del Camino Original en los mapas de la etapa.