700 kilómetros deCaminos

700 kilómetros dePaisajes

700 kilómetros deHistoria

700 kilómetros deMonumentos

700 kilómetros deGastronomía

700 kilómetros deGente Encantadora

Los Caminos del Azogue

Bajo la denominación de “Los Caminos del Azogue” se engloban los caminos terrestres por los cuales durante más de tres siglos se transportó el azogue/mercurio desde las minas de Almadén en Ciudad Real (explotación minera de mercurio más importante del mundo) hasta las Reales Atarazanas de la ciudad de Sevilla, desde donde por vía fluvial seguía su camino hasta Sanlúcar de Barrameda para iniciar la travesía atlántica hacia las colonias americanas.

De vital importancia para la Corona española entre los siglos XVI y XIX, el transporte del mercurio hasta el Nuevo Continente permitió, tras el descubrimiento del proceso de amalgamación, la explotación a gran escala de las minas de plata americanas. El Camino Real del Azogue se convirtió en una de las rutas más importantes en términos económicos no sólo para España sino también para todo el continente europeo.

El transporte desde las minas de Almadén hasta las Reales Atarazanas se realizaba con carretas de bueyes o a lomo de caballerías en función de la cantidad de azogue a transportar, de las condiciones climatológicas y de la urgencia del envío. Los caminos carreteros eran más largos, ya que tenían que buscar sendas por las cuales las carretas pudiesen circular y que en su cercanía hubiera suficientes pastos para alimentar a los bueyes, tardando más de un mes en realizar el camino. En cambio, las recuas de mulas o asnos cruzaban directamente Sierra Morena tardando unos 10 días en llegar a Sevilla. Pese a ello, el transporte más utilizado fue el de las carretas, ya que podían transportar mucha más cantidad de azogue, lo que al final resultaba más económico. Cada primavera, Los Caminos del Azogue se convertían en un devenir bullicioso de gentes, animales y carros, que en su viaje de regreso aprovechaban para transportar los bienes necesarios, no solamente para la mina sino también para las poblaciones por las que pasaban, lo que significó una fuente de intercambio y prosperidad en todo el territorio.

Como puede verse en el mapa, el Camino Real del Azogue está dividido en cuatro grandes tramos: El CAMINO COMÚN, de Almadén a Azuaga, que utilizaban tanto los carreteros como los arrieros, y las tres variantes que van de Azuaga a Sevilla: el CAMINO ARRIERO que seguían las recuas de mulas y asnos, y los dos caminos utilizados por los carreteros, el CAMINO CARRETERO ORIENTAL y el CAMINO CARRETERO OCCIDENTAL.

Los caminos discurren por las provincias de Ciudad Real, Córdoba, Badajoz y Sevilla. A la gran cantidad de elementos de interés histórico-artísticos existentes en la propia ruta y en las localidades por las que transita, hay que añadirle tanto sus excelentes entornos medioambientales y geológicos como sus indudables elementos culturales, su rica y variada gastronomía y la naturaleza alegre y hospitalaria de sus gentes. Todas estas cualidades convierten al Camino Real del Azogue en una de las rutas de la Península Ibérica que posee mayor potencial turístico y cultural. Sin duda, el recorrer estos caminos se convertirá en una experiencia única e inolvidable.

Los Caminos del Azogue